19 de Diciembre, 2019

Trabajando en Kitsune's Curse

Estoy trabajando otra vez en Kitsune's Curse, que será la secuela de Golden Tail, para el Amstrad CPC.

Golden Tail es uno de mis juegos favoritos, por distintos motivos. Ya no solo es que la mecánica es muy fresca (y que yo sepa no hay nada en 8-bits que se le parezca), sino que es probablemente mi primer juego de plataformas completo para una plataforma clásica (o retro :D).

Hasta ese juego, lo más cerca que había estado de completar un proyecto satisfactoriamente había sido Castaway, pero aquel estaba un poco afectado por el problema de usar Z88DK y la librería SP2 en 48k: no hay suficiente memoria. Y claro, el juego quedó muy corto, pese a todo el trabajo que lleva detrás con mucho ensamblador para el Z80 :(.

Probando
Probando un tileset

El tema es que cuando acabé Golden Tail, en ese subidón de satisfacción, se me ocurrió terminar el juego con un continuará. Que tampoco tiene mayor problema, no quiere decir que necesariamente tenga que haber una continuación; pero resulta que el juego tiene bastantes seguidores y yo he aprendido mucho en casi 4 años que han pasado desde entonces, así que me gustaría continuar la historia y hacerlo mejor.

Kitsune, un espía ninja, se embarca en una aventura para encontrar las piezas del Goden Tail, una piedra mágica de gran poder. La historia básica es que un señor de la guerra utilizó la gema para conquistar el castillo de Osaka, y su naturaleza malvada corrompió la magia. Monstruos emergieron de la oscuridad, hasta llegar al punto que el dios de la guerra tuvo que intervenir, partiendo la piedra en 30 fragmentos. El jugador tiene que encontrar esas piezas para que el Golden Tail vuelva a estar completo, acabando con el mal que gobierna el castillo y sus alrededores.

Nuestro héroe cuenta solo con su magia Kõga, que le permite desaparecer durante unos segundos. Cuando es invisible, Kitsune es invulnerable, se moverá más rápido y saltará más alto. Y ahí está el punto fuerte del juego, porque es un juego de plataformas muy simple en el que hay que recoger objetos, pero la mecánica de desaparecer y que el jugador tenga que calcular dónde va a aparecer el ninja es muy divertida. Y difícil.

Digamos que tiene ese efecto Dark Souls, sin ser tan difícil :P, en el que hay un reto inicialmente insalvable, y que una vez la idea hace click y el jugador supera el reto, la satisfacción es considerable.

Es una apuesta arriesgada, y hay mucha gente que simplemente no consigue hacerse con la mecánica, y el juego les resulta muy frustrante. Es un 8-bits y no había memoria para más, no hay posibilidad de llevar mucho de la mano para que todo el mundo se haga con la idea.

Al final del juego algo sucede: Kitsune consigue liberar el castillo, pero la piedra tiene la propiedad de mostrar la verdadera naturaleza de quién la usa. Kistune significa zorro en Japonés, en el sentido del animal mágico del folkore Yōkai, en el que tienen el poder de cambiar a forma humana (entre otras). Por algún motivo Kitsune se ha trasformado en una especie de hombre zorro al usar el Golden Tail, y aquí es donde retoma la historia el juego en el que estoy trabajando.

La idea es llevar la mecánica al siguiente nivel, con más pantallas (el juego original tenía 40, que no es muy largo cuando dominas la magia), más enemigos, algunos puzzles, corregir fallos menores del juego original, y bueno... veremos qué sale :).

El motor lleva acabado bastante tiempo, porque lo puse en pausa para hacer otros juegos. A ver si le doy el empujón que le falta y cierro la historia de Kitsune.

Anotación por Juan J. Martínez, clasificada en: cpc.

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.

Algunas anotaciones relacionadas: