22 de Diciembre, 2020

Se acaba el 2020

Se puede decir que el 2020 ha sido un año muy difícil, pero aún así creo que merece la pena continuar con la revisión del 2019; aunque sea una respuesta un poco descafeinada, ¿qué tal ha ido el 2020?

Está claro todo lo que ha pasado (y está pasando), con COVID-19 y Brexit, que tampoco voy a contar nada nuevo por aquí, y estas anotaciones tampoco van de eso.

No hemos tenido grandes cambios, ni donde vivimos, ni en lo laboral; ¡y no era el momento! Además, dado que la empresa para la que trabajo tiene un componente tecnológico muy fuerte, fue muy sencilla la transición a trabajar desde casa; y ahí hemos estado desde Marzo.

No ha sido siempre fácil, porque cuando alquilamos el piso donde vivimos no tuvimos en cuenta que íbamos a tener que estar encerrados en casa durante semanas :S.

Pero bueno, no ha ido del todo mal; al menos tengo un espacio cómodo donde trabajar (si no dedicado), pero todo ha sido muy flexible y la cultura de mi empresa ha encajado muy bien con la nueva normalidad. Por una parte me ahorro tener que desplazarme a la oficina, ganando una hora larga de paseo (y perdiendo en ejercicio), a cambio de algo más de estrés y dificultad para cambiar de contexto (como decía alguien: no recuerdo si trabajo desde casa o si vivo en la oficina).

Al perder ese tiempo muerto en desplazamientos, he consumido muchos menos podcasts, y a cambio estoy mucho más con mis hijos; que yo creo que lo agradecen (y yo también :D).

La bitácora, la verdad es que no estoy seguro. Digamos que un poco parada, como es la norma de los últimos años (o más bien, yo diría que lleva más tiempo así ya que activa); aunque tengo la impresión de que he escrito algo más.

He seguido programando cuando había tiempo, y he publicado dos juegos (¡otra vez!). Además muy satisfecho con el resultado porque retomar y terminar Kitsune's Curse no ha sido fácil, y luego, quizás siguiendo el ejemplo del 2016, haciendo otro Magica, aunque ya comenté por aquí que Brick Rick y Magica no son tan parecidos.

Los dos con edición física con Poly Play, pese a todos los problemas de COVID; aunque tengo que decir que estoy algo cansado de esa parte. Acabar el juego es complicado, luego prepararlo para publicar es mucho más trabajo, y sacar edición física es aún más trabajo.

Es cierto que sigue proporcionarme satisfacción tener el juego físico en mis manos, pero no sé si puedo justificar tanto esfuerzo extra cuando luego parece que interés no acompaña (que yo no quiero beneficios, pero el editor va a pérdidas, y eso ya no me convence tanto). Veremos qué hago de aquí en adelante.

Así que en tema juegos no ha sido un mal año, con una secuela de Golden Tail, mejorando muchas cosas y añadiendo a la fórmula; y Brick Rick en cierto modo mejorando lo que ya conseguí con Magica, incluso con un motor nuevo.

Además he estado trabajando un poco para el ZX Spectrum. Con la experiencia del motor de Brick Rick para Amstrad CPC tan fresca, decidí tirar a la basura lo que tenía escrito para speccy y hacer un motor siguiendo la misma filosofía, incluyendo soporte para sprites, y ¡estoy encantado! Muy divertido de programar, y Brick Rick tendrá un spin-off en Spectrum de 128K; ya para el 2021 (el juego está 80% acabado).

La famosa lista de cosas pendientes sigue reduciéndose, aunque algún juego ha salido que no estaba en la lista :D. Tengo que revisar qué queda pendiente, porque para el 2021 quiero sacar un juego para MSX2 (que ya tengo la tecnología, me falta dar con el juego que quiero hacer).

Aunque está claro, nada de hardware; aunque le tengo ganas, sigo sin tiempo (claro, porque estoy con otras cosas) ni espacio (esto sí es cierto :D). Me he comprado una FPGA para emular máquinas clásicas, y es lo más cercano a cacharrear con hardware que he hecho en el 2020.

En temas Open Source, poca cosa. Parece que he encontrado a alguien que puede hacerse cargo de los proyectos que iba manteniendo en Python relacionados con OpenStack, pero aún falta por concretar (y la cosa se ha enfriado un poco). Cada vez hago más Scala y me cuesta mucho volver a Python, lo cual todavía no sé si es bueno o no :P.

Así que ha sido un año curioso. Con muchas preocupaciones y cambios, con subidas y bajadas; y en realidad dispuesto a darlo por acabado de una vez, aunque ya sabemos que cambiar de año en el calendario no significa gran cosa la mayoría de las veces (aunque también está Brexit, y ahí sí cuenta), pero hay que ser optimista a ver qué nos depara el 2021.

Anotación por Juan J. Martínez.

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.