23 de Diciembre, 2019

Se acaba el 2019

Continuando con la revisión del 2018, ¿qué tal ha ido el 2019?

Seguimos en Bristol, con estabilidad en lo laboral, y más o menos sacando las cosas adelante. La incertidumbre política sigue un poco ahí, aunque parece que al final algo va a pasar, aunque no sea bueno. Tampoco voy a comentar mucho sobre ese tema, pero estamos atentos.

Este año la bitácora ha estado muy parada, y he hablado sobretodo de lo que he venido haciendo en temas de desarrollo de juegos. Espero que no aburra mucho, aunque ¿qué más da? Es lo que hay, aunque creo que hubiera tenido contenido para escribir algunas anotaciones técnicas, no ha habido tiempo (ni ganas).

En tema juegos, ¡he publicado dos títulos! Estaba casi convencido de que iba a ser más bien un juego al año, con suerte. Pero en parte por empezar con el MSX, que finalmente he intentado hacer algo simple, y que he trabajado en juegos muy arcade, he podido publicar Night Knight y Uchūsen Gamma.

En Night Knight he vuelto al arcade de pantalla fija, idea que ya usé con buenos resultados en Magica, buscando una mecánica nueva. Además he dado más importancia al plataformeo sin descuidar el diseño de los enemigos, que creo que es el punto fuerte del juego. Tanto jugadores como crítica han respondido muy bien, y la verdad es que ha quedado un juego muy redondo y me ha gustado mucho trabajar para el MSX.

Tanto me ha gustado que mi segundo juego este año también ha sido para el mismo sistema :). Uchūsen Gamma es un shoot'em up (¿mata-marcianos?) de corte muy clásico y también muy arcade. Esta vez sí he arriesgado un poco más porque todo el juego gira alrededor de un tema técnico: scroll suave (2 pixeles) en una máquina que no tiene ayudas vía hardware.

Una vez tuve la parte técnica controlada, ya fue más diseñar buenos niveles y darle jugabilidad, cosa nada fácil en este tipo de juegos. Parece que los jugadores están muy contentos, y además he dado con una buena banda sonora, que hacen el juego muy completo. Pese a ser un título de género, la acogida ha sido buena (si bien no tan buena como en Night Knight, que es más accesible). Por ahora poco sé de crítica, aunque es posible que salga algo en papel en los próximos meses.

Recordando un poco lo que comentaba en el resumen del 2018, finalmente descarté el proyecto que había empezado, y creo que ha sido lo mejor. Me siento más cómodo publicando dos juegos menos grandes al año, que arriesgar todo mi tiempo a un solo proyecto (que tengo una buena lista de ideas pendientes).

Este año no ha habido nada de hardware. Me hice con otro MSX que tenía ciertos problemas con el teclado, pero no he conseguido dejarlo al 100%. Si saco unas horas para darle al soldador igual puedo hacer un apaño y dejarlo funcional, porque es lo único que le falla.

Luego está el Open Source, que sorprendentemente... algo ha salido :D. He publicado varios proyectos relacionados con desarrollo retro, pero el que ha funcionado mejor (incluso con colaboraciones) ha sido Z80Count. Además he tenido un par de contribuciones a proyectos que llevo tiempo sin tocar, con lo que ha habido una nueva versión de ftp-cloudfs y sftpcloudfs, tras varios años sin hacer nada. Es una pena, pero no tengo recursos para trabajar en algunas cosas que podría añadir; así que todo se queda un poco en el aire hasta que alguien aporta el código. Creo que ambos proyectos se pueden considerar zombis, no ser que algo cambie :(.

Tampoco me voy a quejar de que no tengo tiempo porque a la vista está que algo sí tengo, otro tema es que me gustaría tener más :).

Cerramos un buen año, sin duda. Lo de cansado o no, vamos a dejarlo en la posición por defecto, y ya avisaré cuando deje de estarlo :D. Seguiremos informando.

Anotación por Juan J. Martínez.

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.