12 de Agosto, 2004

Una isla desierta

No conozco a nadie igual, ni siquiera que se le acerque, a mis vecinos de atrás, aquí en los Arenales. Es increíble, y también insoportable :(.

El mecanismo es el siguiente: la madre se sitúa en la cocina/patio de atrás, que da justo a mi propio patio de atrás, y desde ahí realiza las labores administrativas para toda su familia. Aunque se trate de un bungalow de tres plantas, no es problema para sus pulmones.

Además es de esa clase de gente que vive en soledad, totalmente inocente o ignorante de que hay seres humanos a su alrededor, bueno... o eso o que tiene un gran corazón que le mueve a compartir la música y los programas de radio que tanto le gustan con el resto de sus vecinos.

Si tuviera que elegir la frase, quizás sería:

  - ¡¡¡Pacooooooooo!!! ¿¡¿Pacoooo?!? ¡¡¡Mira lo que está haciendo tu hija!!!

Seguido de una reprimenda a la niña, que debe ser un trasto por los gritos que le pega la madre. Lo que no entiendo es porqué molesta a Paco -vale, a los vecinos :D- si ella tiene a la niña a tiro.

En fin, hay que joderse. No es solución exponer educadamente el problema, esto ya viene de muchos años y no hay manera. Al menos solo fastidia al 100% a los que tienen una ventana a ese lado, y afortunadamente no es mi caso. Aunque a mi también me afecta en un 40%, pese a que las ventanas dan a otra calle, la señora grita lo suficiente y mucho más :S (y el calor pide ventanas abiertas, lo que le facilita las cosas).

Lo peor de todo es que me pican por dentro las ganas de venganza, y puede que la próxima vez que sea consciente de que puedo estar molestando a los vecinos, simplemente de rienda suelta a mi faceta más molesta.

Anotación por Juan J. Martínez.

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.