12 de Marzo, 2011

The Status Civilization

Nunca antes había leído nada de Robert Sheckley, aunque sí lo recuerdo de menciones en fanzines allí por finales del siglo pasado, en esos casos en los que le preguntan a un escritor aficionado qué tipo de escritores (profesionales) le gustan. A lo mejor me equivoco, pero me suena que Sheckley anda siempre cerca de Bester.

El caso es que este The Status Civilization está disponible en el proyecto Gutenberg, así que me lo bajé para mi Kindle, y me ha sorprendido mucho (aunque no es Las estrellas mi destino).

En un futuro indeterminado se encuentra la solución perfecta para los peores criminales que se considera que no tiene posibilidad de reinserción: enviarlos al planeta prisión Omega.

No es una linea argumental demasiado novedosa, pero ya engancha cuando el protagonista de la historia llega entre los prisioneros. Por algún motivo se les borra la memoria, de forma que no recuerdan nada de la tierra, y solo les dicen tres cosas: su nombre, el crimen que han cometido para acabar en el planeta prisión, y porqué es imposible escapar.

La vida en Omega es difícil por las condiciones naturales, y además perversa, regida estrictamente por leyes absurdas, en las que se priman las tendencias criminales, y que garantizan una esperanza media de vida de 3 años.

El escritor usa al protaginista, William Barrent, para mostrarnos los entresijos de la sociedad en Omega, descubriendo que tiene una habilidad especial para adaptarse a su nueva situación, así como una aversión especial hacia el asesinato, el crimen que ha cometido para ser encarcelado.

Está bastante claro que algo debe haber mal en su condena, pero aún así creo que Sheckley dirige la historia de una forma nada previsible, con tres partes diferenciadas: el descubrimiento de Omega, la relación de Barrent con otros presos que se autodenominan grupo 2 (presos políticos, disidentes, e incluso inocentes), y el desenlace inesperado en plan revelación.

Me ha encantado la novela (repetiré Sheckley seguro :P), y la recomiendo a todo aquel que busque un space opera trepidante para pasar el rato. Además, estando en Gutenberg, ni siquiera tenemos que comprarla (en inglés, eso sí).

Una cita:

On Omega, the law is supreme. Hidden and revealed, sacred and profane, the law governs the actions of all citizens, from the lowest of the low to the highest of the high. Without the law, there could be no privileges for those who made the law; therefore the law was absolutely necessary.

Anotación por Juan J. Martínez, clasificada en: lecturas.

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.

Algunas anotaciones relacionadas: