10 de Febrero, 2011

The Naked Sun

Parece que hace mucho que no leía nada de Asimov, y es así (Los propios dioses fue la última novela que leí de este escritor, por el año 2007).

Este The Naked Sun ha sido algo especial para mi, porque es el que sitúa su trama temporalmente antes de Los robots del amanecer, que da la casualidad que es el primer libro de Isaac Asimov que pude disfrutar.

Por aquel entonces yo tenía 14 años, así que casi 20 años después se me ha hecho raro encontrar de nuevo algunos personajes (Elijah Baley, R. Daneel Olivaw, Gladia Dalmarre, el planeta Solaria, ....), y similitudes en la trama; hasta el punto que habré estado medio libro preguntándome si no lo había leído ya :).

Por segunda vez los espaciales (y no será la última :P), que es como se llaman a los habitantes de los planetas colonizados, piden la ayuda del planeta Tierra para resolver un asesinato.

La mayor parte de la novela se centra en la exposición de la sociedad del planeta Solaria, y su comparación con la humanidad de la Tierra, como clave esencial para resolver el misterio de la muerte de Rikaine Delmarre.

La cultura solaria es realmente curiosa, aunque algunas moralejas inevitables no serán una sorpresa si buscamos similitudes con Un mundo feliz de Huxley. Solo existe la clase privilegiada, los espaciales, que sostienen todo su modelo de vida en el uso de cantidades absurdas de robots altamente especializados.

La propuesta de Asimov se basa en el control de natalidad (la población se mantiene estable en una cifra predeterminada exacta), los mencionados robots, y unas normas sociales extremas como consecuencia de un individualismo que acaba mostrándose enfermizo a ojos del terrestre (que también tiene sus problemas, por cierto).

Es curioso como hay muchas coincidencias con nuestra sociedad actual del siglo XXI, pero no con los humanos que representa Baley, sino con los solarios.

Para los habitantes de Solaria existe dos formas de interactuar con otras personas: ver y mirar. El primer caso con presencia física y el segundo no, mediante el uso de sofisticados sistemas holográficos (¿videoconferencia?), que resulta muy similar a lo que podemos encontrar entre hacer amigos y socializar, y usar redes sociales e Internet ;) (nota: la novela se publicó en el año 1957).

Creo que es el mejor Asimov: diálogos, muchos diálogos, y una narrativa directa y sin demasiados adornos; así que me ha gustado, aunque quizás se parezca demasiado a Los robots del amanecer.

Una cita:

In short, a Solarian takes pride in not meeting his neighbor. At the same time, his estate is so well run by robots and so self sufficient that there is no reason for him to have to meet his neighbor. The desiere not to do so led to de development of ever more perfect viewing equipment, and as the viewing equipment grew better there was less and less need ever to see one's neighbor. It was a reinforcing cycle, a kind of feed back.

Anotación por Juan J. Martínez, clasificada en: lecturas.

Hay 1 comentario

Gravatar

Lo lei hace muchos años sacado de las estanterias de mis padres, quiza era el tercer o quarto libro de Asimov que leia … me encanto !!!

por pau, en 2011-02-10 21:30:16

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.

Algunas anotaciones relacionadas: