18 de Julio, 2004

Según se mire

Hace un año o así que no escribo nada, al menos no ficción. Lo dejé un poco en favor de generar documentación técnica, aunque realmente fue más bien admitir que no tengo demasiado talento :P.

Estaba buscando en un CD de esos de backup y me he topado con un relato ultracorto que escribí hace unos años. Salió cuando esperaba para entrar a prácticas de algo (TAD, creo) y me lo publicaron en un fanzine: Nexus. Creo que tuvo mucho que ver que el cuento fuera muy corto, y seguramente rellenaría un hueco huérfano. Aunque luego me publicaron algunos más, así que no estoy seguro del todo ;).

En cualquier caso, aquí está el cuento. He resistido la tentación de tocar cosas, que malo es el paso del tiempo...

'Según se mire'

Como se esperaba de mi adquirida identidad, decidí pasar por un local de ocio antes de volver a casa.

  - ¿Qué va a tomar? - Sólo una persona compartía la barra conmigo, de manera que el camarero me atendió enseguida.
  - Una cerveza, por favor. Cóbrese de aquí -. Le extendí mi recién adquirida tarjeta de créditos. Tras servirme la copa me devolvió la tarjeta. En el último momento le echó un vistazo al nombre impreso en el plástico.
  - Aquí tiene, Ben.
No sé por qué la computadora eligió ese nombre, supongo que es el que mejor se ajusta a mi nuevo yo. En la pantalla de hipervisión estaban pasando uno de esos boletines de noticias que habitualmente la gente espera con resignación a que acaben para continuar viendo su programa favorito.
  - ¿Le importaría aumentar el volumen? - dije señalando la pantalla de cristal líquido.

... el científico ha sido condenado tras demostrarse de forma contundente la ilegalidad de sus experimentos en el campo de la clonación. El portavoz del instituto ha asegurado a esta cadena que es un caso aislado y que los experimentos con seres humanos no están en el orden del día del instituto...

  - Lo que me faltaba por oír - dijo el individuo a mi lado en la barra -. Ya somos bastantes como para que nos hagan copias. ¿Por qué no intentan clonar los puestos de trabajo?
Apareció en pantalla la foto del científico.
  - Me han dicho que me parezco a ese desgraciado.
El camarero me miró.
  - Quizás le tenga un aire.
  - ¿A usted que le parece? - le pregunté al otro.
  - En absoluto. Él es mucho mayor.

Parece que mi subterfugio funcionó a la perfección. De lo que no estoy completamente seguro es del éxito del experimento. A cualquiera que le pregunto afirma que no me parezco a él.
Pero lo único que me preocupa ahora es que no puedo adivinar cual es el original... quizás me esté pudriendo en la cárcel.

Anotación por Juan J. Martínez.

Hay 1 comentario

Gravatar

Corto, pero bueno. Me ha gustado. Quizá esto sea lo tuyo (los cuentos cortos). A mí a veces me pasa, tengo ideas pero al final no las termino porque las escribo en muy pocas líneas.

Pero no está nada mal, a ver si nos regalas más ;-)

Salu2

por Sergio, en 2004-07-18 19:06:22

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.