23 de Diciembre, 2017

Se acaba el 2017

Aunque aún queda algo de este 2017, creo que van a haber pocas novedades. Siguiendo la revisión del 2016, ¿cómo ha sido el 2017?

Creo que la respuesta corta es: muy complicado. Empezando por un cambio de trabajo (por cierto, puede que tenga más noticias entrando el próximo año), incluyendo mudanza a Bristol, y la feliz incorporación de un nuevo miembro a nuestra pequeña familia. Casi nada.

Así que no es necesario explicar que no he tenido mucho tiempo libre, y no especialmenre para escribir por aquí (aunque me acordé de celebrar que esta bitácora cumplió 14 años).

Aún así, algo he podido hacer en esos otros proyectos, empezando por la publicación de mi primer juego para Commodore 64: Rescuing Orc.

Es un juego que empecé a finales del año pasado y que ha sido difícil de completar, más que nada porque lo que he comentado (¡complicado!), siendo además el proyecto más ambicioso que he hecho hasta la fecha.

Estoy muy contento con la recepción y, en general, el juego ha gustado. Es cierto que la comunidad de usuarios del C64 se mueve en otra magnitud, veremos qué tal llevo cuando saque un juego para el CPC o el Spectrum :D. Parece que en 4 meses se va a romper la barrera de las 200 unidades vendidas, a repartir entre ediciones en disco, cinta y cartucho (que sigue sin estar listo :S).

En tema juegos, no ha habido tiempo para publicar nada más, aunque he estado trabajando en dos motores para el CPC; uno que debería ser el que uso para Kitsune's Curse (la continuación de Golden Tail), y otro que por ahora es secreto.

Creo que el motor de Kitsune's Curse me permitirá hacer cosas muy interesantes en el próximo año, es bastante complejo y flexible como para mejorar casi todo lo que he hecho hasta ahora para ese sistema. Solo falta ver cómo ando de inspirado diseñando los juegos que lo usen.

Este año no ha habido nada de hardware, y creo que va a seguir así por una buena temporada. Ya retomaré mis experimentos con la Sega Master System cuando pueda.

Luego el tema Open Source ha sido mejor de lo que hubiera esperado, con contribuciones en OpenStack Pike, y a varios proyectos con los que he tenido que trabajar aquí y allá.

Finalmente he estado programando mucho en Go, y eso significa dedicarle menos tiempo a Python (aunque en casa, para mis herramientas, sigue siendo lo mejor).

En fin, muy contento, y muy cansado. Hay varias cosas que me gustaría hacer en el 2018, incluyendo la continuación de Rescuing Orc. Veremos qué sale, la cosa pinta interesante :).

Anotación por Juan J. Martínez.

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.