6 de Abril, 2004

Promocionar el Software Libre y el vil metal

Ayer me comentaron que el tema del taller shell era portada en Barrapunto. La "noticia" era la publicación de los materiales, y se pedían enlaces a documentación para aprender a programar casi desde cero.

Algunos hilos de discusión se movían entorno a la conveniencia, o más bien la necesidad, de cobrar por estos eventos. La verdad es que según mis tarifas, este taller saldría por unos 700 € por las horas que le eché :D.

Personalmente estoy convencido que el Software Libre, y todo lo que le rodea, no tiene porqué ser siempre gratis. Aunque entiendo que la promoción del Software Libre desde una asociación sin ánimo de lucro, como es el caso de Kleenux, sí debe seguir unos patrones.

No soy el tesorero de la asociación ni voy a entrar en cifras, pero si puedo dar algunas directrices respecto a lo que puede ser la financiación de una organización como Kleenux.

Veo 3 caminos para la financiación, y estos son:

  1. Cuotas de socios.
  2. Venta de merchandising: camisetas, posters, pegatinas, etc. Aquí, por lo general, no pondría CDs con distribuciones de Linux.
  3. Patrocinadores.

Este sería el orden de menos a más cantidad de ingresos.

Las cuotas de socios deberían ser mayoritariamente para pagar los gastos fijos que puede tener la asociación: petadas del servidor, registro del dominio, etc.

El llamado merchandising permite marcar la diferencia en los grandes eventos, en nuestro caso las jornadas. No se gana una barbaridad en la venta de camisetas, pero despiertan al friki que llevamos dentro :), y un par de euros por unidad puede ser más que suficiente en un acto con mucha asistencia.

Finalmente están los patrocinadores, que a cambio de publicidad financiarán los grandes eventos. No son grandes cantidades lo que pedimos, desde el punto de vista de la empresa y del rendimiento que le sacan a esa inversión. Siempre se busca cubrir gastos, y si se administra bien podemos contar con un excedente de un gran evento a otro.

En definitiva nos podemos permitir "regalar", sí completamente gratis, CDs en todos los actos. Aquí KNOPPIX se lleva la palma. ¿Qué vale una tarrina de 30 CDs? Aparte del desgaste de nuestras pobres grabadoras, es más que suficiente. Está claro que hay otras formas de promocionar el Software Libre, pero en mi opinión es muy importante que después de una charla más o menos interesante los chavales de un instituto se puedan llevar "un Linux para jugar" a casa.

En el caso concreto del taller, pues lo hicimos porque nos apetecía. Además es una deuda con los socios por la cuota que pagan. Si los veintitantos socios colaboradores hubieran asistido al taller hubieran copado la totalidad de las plazas, y estaban en su derecho.

Pero bueno, en realidad ser colaborador aporta más obligaciones que ventajas, y eso ya es tema para otro día ;).

Anotación por Juan J. Martínez.

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.