12 de Septiembre, 2005

Perversión de contenidos

Ya ni me acordaba que hace unos meses se puso en contacto conmigo una persona de ICA (Informática y Comunicaciones Avanzadas; no se si es empresa o qué, el correo me llegaba desde una cuenta de Yahoo!), encargados de proveer de contenidos a un portal de Telefónica Móviles España (no pondré enlace, me abstengo de darles relevancia).

Me pedían permiso para publicar en su portal mi guía rápida para un PA 802.11b con OpenBSD, la cual cuenta con un punto que es Licencia, que dice:

Copyright © 2003,2005 Juan J. Martínez. Todos los derechos reservados.

Se permite la copia textual y distribución de este documento en su totalidad, por cualquier medio, siempre y cuando se mantenga esta nota de copyright.

Es una licencia muy permisiva que da carta blanca para hacer cualquier cosa con el documento siempre y cuando no se modifique y se mantenga la nota, que en efectos prácticos viene a ser lo mismo que se reconozca el autor. No me he calentado mucho la cabeza, solo pretendía facilitar su distribución y que se leyera el documento.

Les expliqué que ya tenían mi permiso, y por supuesto han cumplido con la licencia, pero en casos como este me pregunto si no se están confundiendo con su forma de actuar.

Y ahí es a donde voy con lo de pervertir contenidos, porque parece que hay que suscribirse en el portal (cito del correo que me apunta a la publicación de la guía). No lo he hecho, principalmente porque la web no funciona con Firefox y hay textos con errores graves, como poner mal los acentos, ej. m&aacuteximo, y porque no indica claramente si es o no gratuito.

Esta gente se dedica a buscar contenidos que, algunas veces, son de libre distribución con licencias más o menos permisivas. Son contenidos fáciles de conseguir: cualquiera puede descargarlos desde mi página personal en varios formatos, y ¿esta gente apenas maqueta un PDF y limitan el acceso a ese contenido vía suscripción a un portal que no funciona correctamente? Sorprendente :).

Este no es el caso más sangrante que me he encontrado. En otra ocasión una empresa, con más que dudosa ética, cobraba por una membresía que permitía, entre otras cosas, acceder a ciertos recursos privilegiados... como un enlace a mi taller de programacíon Shell (con la misma licencia permisiva). En este caso ni se molestaron en copiar los contenidos a su propio servidor, ni dotar al documento de un valo añadido (maquetación, edición en papel, etc.), pese a poder hacerlo con mi bendición :D.

Sigo pensando que la licencia es correcta y no tengo intención de cambiar la forma de publicar documentación, pero igual que nos parece una locura embotellar aire y vendérselo al vecino (que por ahora es libre, para todos), esta forma de pervertir contenidos parece tener sentido para algunos que no terminan de comprender cómo funcionan estas cosas.

Anotación por Juan J. Martínez.

Hay 2 comentarios

Gravatar

Mucha gente tiene o cree tener un ojo especial, (clínico diría yo), para ciertos 'negocios'. El verdadero problema no es ese, sino que estos señores tengan clientes. El caso más famoso, nuestro querido amigo Billy :).

¿Se puede hacer algo ante ésto?. Si, esperar a que la gente cambie su mentalidad, imprevisible por otra parte.

por r0sk, en 2005-09-12 16:06:25

Gravatar

No puedo evitar ver cierta analogía entre lo que ha pasado con estos documentos (¿cultura libre?) y el Software Libre tal y como lo ve la FSF con sus licencias GNU. Sé que no es únicamente el motivo de su existencia, pero puede ser una buena consecuencia. Me explico.

Ya Stallman se dio cuenta que licencias permisivas como la MIT/X11 o BSD propiciaban en cierto modo estas situaciones: gente que usa la libertad que les das para "quitársela a los demás". Siempre entre comillas la analogía, porque en este caso no permito derivados y siempre se podrá acceder a mis copias (sin restricciones). Pero en cierto modo es la misma situación, y eso da que pensar: en algún momento Stallman tuvo que encontrarse con este problema y decidió actuar...

por Juanjo, en 2005-09-12 16:33:18

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.