26 de Noviembre, 2013

Masters of Doom

Acabo de terminar este libro biográfico escrito por David Kushner que cuenta la historia de John Carmack y John Romero, y la empresa que fundaron a principios de los años 90: id Software.

Precisamente hace unos días Carmack decía que dejaba id para dedicarse de lleno a su trabajo como CTO de Oculus VR, y ya era el último de los fundadores originales en despedirse, con lo que es fácil darse cuenta de cómo acaba el libro. Bueno, tampoco es necesario llegar al 2013 para saber qué pasa con id :P (el libro fue publicado hace 10 años).

Masters of Doom empieza introduciendo a los dos Johns (como los llamaban en algún momento), hablando de su infancia y su personalidad, hasta que se conocen en 1989 trabajando en Softdisk (una publicación en diquetes bajo suscripción; recordemos que esto fue hace 25 años).

A partir de ahí nos cuenta cómo id empieza a gestarse en la clandestinidad entre miembros de la plantilla de Softdisk, tomando los ordenadores prestados para usarlos por las noches para desarrollar los juegos que a ellos les gustaría jugar y que por aquel entonces no existían.

Las habilidades técnicas de Carmack (un genio de la programación sin habilidades sociales) combinadas con el perfil más mutidisciplinar de Romero (un buen programador con capacidades artísticas y de diseño, y ¿don de gentes?) les convierten en una mezcla explosiva que dio algunos de los juegos que más han influido en la evolución del PC durante la década de los 90.

El libro está escrito de una forma que parece que estuvieras allí, y para mi en cierto modo lo es, porque la historia que se cuenta es contemporánea y la he podido vivir más o menos de primera mano (Wolfenstein 3D, Doom, el éxito del shareware, Quake, etc).

Otro aspecto que me ha gustado es que no hay héroes, no se trata de dar una buena imagen de lo que sucedió y quedarse ahí. Creo que Kushner ha hecho un buen trabajo: todos los personajes son reales, con todos sus defectos. Es una historia con final agridulce, porque la trayectoria de id, o más bien de sus protagonistas, ha sido de ascenso y, hasta cierto punto, caída.

Es una lectura ligera pero muy inspiradora y, aunque yo nunca he sido muy gamer, me he sentido identificado con la época y los sueños de un puñado de chavales melenudos que solo querían hacer juegos. Muy recomendable.

Anotación por Juan J. Martínez, clasificada en: lecturas.

Hay 2 comentarios

Gravatar

Esa gente vivió una época en la que algunos videojuegos estaban asociados a nombres y apellidos o apodos: “Civilization” de Sid Meier, “Xenon” de los Bitmap brothers, ...

Hoy en día los videojuegos están creados por cientos de personas. Los créditos de juegos como “Gears of war” son más largos que los de una película.

Las pequeñas compañías conocidas por la gente que hace los desarrollos es cosa del pasado.

por un visitante, en 2013-12-04 16:10:40

Gravatar

Precisamente estamos viviendo un resurgir de “eso” que mecionas… la artesanía y los personajes/estrella del desarrollo de videojuegos, todo gracias a los juegos indie y el DIY.

Por ejemplo: Terry Cavanagh, Markus Persson (aka Notch), Derek Yu o Phil Fish.

Son otros tiempos, pero en algunos casos la repercusión es similar (mira Notch y su Minecraft).

por Juanjo, en 2013-12-04 17:28:15

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.

Algunas anotaciones relacionadas: