10 de Noviembre, 2006

Los externos, esa especie desconocida

Porque se habla mucho de los becarios, pero a los externos, que también existen y son muchas veces muy importantes en la empresa, resulta que nadie los conoce.

De acuerdo que los becarios cuentan con una situación laboral precaria y todo eso, pero el externo es el extraño por definición -un extraño amenazante-, y los hay de muchos niveles (el externo-externo, poco común pero también debe ser mencionado aquí).

Tomando unas pintas con los compañeros nos hemos planteado algunas dudas del tipo existencial / para el caso patatas que no hemos podido resolver:

El externo, ¿tiene alma?

Parece una pregunta estúpida, porque podría el incauto pensar que los externos son personas y, por lo tanto, heredan de esa condición todas sus características. Pues no está tan claro.

Ahora que mi preferida es:

Si un externo cae en un bosque y no hay nadie para presenciarlo, ¿a quién le importa?

Tampoco parece tan relevante, al menos hasta que quede claro si, en efecto, los externos tienen alma. Aún con todo, no por ello deja de inquietar y hacer rechinar los dientes con solo pensarlo.

Anotación por Juan J. Martínez.

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.