2 de Septiembre, 2004

Licencias: ¿Qué es una licencia?

Voy a intentar hacer una serie de anotaciones tratando el tema de las licencias de Software, dando una visión general para repasar tres de las licencias que creo son más interesantes: la MIT, la BSD y la GPL.

Hay muchas más licencias Open Source, aunque no todas son Software Libre. Estas tres que he elegido tienen en común 3 puntos importantes: son licencias válidas para Software Libre, son fáciles de aplicar y son compatibles entre sí.

No me he fijado en su uso, aunque las licencias BSD y GPL (más su variante LGPL) son las más usadas (alrededor de un 77.5% de los proyectos en Sourceforge es un buen indicador), sino en sus posibilidades y en su complejidad, siendo la MIT la más simple y la GPL la más complicada de entender de las tres.

Por último, y antes de entrar en el tema, notar que no soy jurista y no soy experto en leyes. No hay que tomar estas anotaciones como referencia ni mucho menos. Son solo explicaciones de estar por casa y deben tomarse como tal. No atendamos a la forma y con suerte se sacará algo útil del contenido :P.

En primer lugar es necesario definir qué es una licencia:

Una licencia es un documento que da permiso a hacer algo.

No es complicado de entender. Esta definición unida a los derechos de autor y aplicado a los programas de computador ('Software' de ahora en adelante), es lo que entenderemos aquí como acuerdo de licencia para el usuario final (EULA, en inglés).

El poseedor del copyright, una marca, una patente, o cualquier otra forma de propiedad intelectual protegida por los derechos de autor, tiene todos los derechos sobre ese elemento con cobertura legal: en nuestro caso el Software.

El hecho de que un programa sea Copyright © año Fulanito López implica que solo Fulanito López tiene los derechos sobre ese programa (derecho de uso, copia, distribución; por simplificar, pondría un enlace a la legislación española, pero ese ladrillo aclararía poco).

Así que esta EULA es necesaria ya que el Software no se compra como otros productos de consumo. Se adquiere una copia, por la que se paga o no en concepto de distribución de Software, y una licencia de uso. Nunca tenedremos todos derechos sobre ese producto, ya que los retiene el titular del copyright.

Es la licencia un acuerdo entre el usuario y el propietario de los derechos. Este acuerdo permite acotar al usuario lo que puede hacer y no hacer con el Software. La formula es: si cumples unas condiciones, puedes hacer estas cosas con mi Software.

En base al ciertos aspectos de la licencia podemos definir dos clases de Software: el Software privativo y el Software Libre.

El Software privativo se centra, como elemento más destacable, en limitar lo que se puede hacer con el producto. Por lo general se puede decir que el Software privativo cumple lo siguiente:

  • Hay restricciones a su uso.
  • No está disponible el código fuente, por lo que su estudio está limitado y su modificación es imposible.
  • No pueden ser copiados y distribuidos.

El Software Libre, por el contrario, se centra en ceder parte de los derechos sobre el producto, es decir, en dar libertades. Por lo general se puede decir que el Software Libre cumple lo siguiente:

  • Se puede usar por cualquiera para cualquier propósito: no hay restricciones de uso.
  • Puede ser estudiado y modificado, para ello se dispone del código fuente.
  • Se puede copiar y redistribuir, con o sin modificaciones.

Aunque las licencias del Software privativo siempre tienen una cláusula final en la que limitan su responsabilidad o la garantía que proporcionan sobre el producto que cubren, en el caso del Software Libre esto es indispensable.

Esta necesidad se deriva directamente del hecho de que cualquiera puede modificar el producto y redistribuirlo con esos cambios. El titular del copyright nunca podrá ser responsable de esos cambios realizados por terceros de los que puede que ni siquiera tenga constancia.

De esta forma todas las licencias que voy a repasar tienen tres partes:

  1. Unas condiciones a cumplir.
  2. Unos derechos cedidos por el titular del copyright.
  3. Una limitación de responsabilidad.

Y si se ha entendido algo de todo esto, genial :D. En la próxima entrega hablaré de la licencia MIT.

Anotación por Juan J. Martínez, clasificada en: licencias.

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.

Algunas anotaciones relacionadas: