5 de Noviembre, 2004

Licencias: Otros casos interesantes

Esta es la última entrega de mi serie sobre licencias de Software que comencé hace un par de meses.

En artículos anteriores comenté qué es una licencia, la licencia MIT, la licencia BSD, y la licencia GPL.

Según mi planteamiento inicial la serie finalizaría aquí: he dado una idea general sobre las licencias y he repasado tres licencias importantes en orden de menos a más complejidad. Pero por petición de un lector (soy débil, lo sé), voy a repasar, muy por encima, otras licencias interesantes por una u otra razón.

El análisis va a ser muy ligerito para poder cubrir varias licencias sin acabar resultando pesado. Además voy a ayudarme de la GPL para que el lector entienda las cosas más fácilmente, comparando la licencia más compleja que conocemos con las nuevas.

Empecemos por la Q Public License o QPL. El Software cubierto por esta licencia es Libre, e incluye en cierto modo todos los aspectos de la GPL, aunque son licencias incompatibles. La QPL se rige por las leyes de Noruega y se defenderá en caso de conflicto en el tribunal de Oslo, pero el principal problema no es ese. Las modificaciones se deben distribuir separadas del Software original, como parches, lo cual hace a esta licencia poco viable en la práctica.

Esta era la licencia con la que se distribuía en su edición Libre el toolkit Qt, el principal paquete de Software cubierto por la QPL y en el que se basa el escritorio KDE (también había un servidor FTP por el año 95, aunque eventualmente Trolltech perdió el interés).

Por los problemas de la QPL, el peso que ha ido ganando KDE en el tiempo y otros motivos, ahora las librerías Qt en su edición Libre se distribuyen tanto bajo QPL como GPL, con lo que la QPL ha quedado relegada a un segundo plano.

Otra licencia que ha tenido mucha importancia en el mundo del Software Libre es la Mozilla Public License o MPL (version 1.0 y versión 1.1).

Esta licencia es de Software Libre y tiene un gran valor porque fue el instrumento que empleó Netscape Communications Corp. para liberar su Netscape Communicator 4.0 y empezar ese proyecto tan excitante y que tantas alegrías que ha dado al Software Libre: Mozilla.

La MPL, por múltiples restricciones, es incompatible con la GPL, aunque la versión 1.1 de la licencia permite que un programa (o partes de él) ofrezca otra licencia como opcional, con lo que podríamos emplear la GPL u otra licencia compatible si fuera posible (y así lo deseáramos).

De todas formas, y aunque el texto de la MPL 1.1 es largo y asusta un poco, esta licencia es muy interesante y creo que debería valorarse como opción para empresas en determinados casos (sin estudiar la LGPL, una versión de la GPL mucho más light; no hablamos exactamente de lo mismo).

La MPL es Software Libre y promueve eficazmente la colaboración evitando el efecto "viral" de la GPL (si usas código licenciado GPL, tu desarrollo tiene que estar licenciado GPL). Desde un punto de vista empresarial la GPL presenta un inconveniente en este punto, y lamentablemente mucha gente se cierra en banda ante el uso de dicho código. No obstante la MPL no es tan excesivamente permisiva como las licencias tipo MIT.

Siempre que no trabajamos con la GPL acabamos dándonos de frente con ella. La MPL es incompatible con la GPL, con lo que como desarrolladores podríamos vernos muy perjudicados. No se si eso puede explicar que la MPL esté poco extendida. El hecho de que Netscape pueda sacar versiones revisadas en un futuro no es tan importante ya que nos permiten seguir empleando la versión actual de la licencia.

Por último quiero comentar un poco la Artistic License, empleada en la principal implementación de Perl con su Perl Artistic License (aunque alternativamente se pueda elegir la GPL).

Esta licencia es complicada y aunque la OSI la cataloga entre las licencias Open Source, para la FSF no es Software Libre.

Los problemas de esta licencia, según las FSF, son cuestión de las palabras empleadas: resulta a veces un texto vago en exceso, incluso contradictorio y, en consecuencia, complicado de interpretar.

En definitiva es problema del "etiquetador", porque en muchos casos se admite como Software Libre. Así que dependerá de nuestro juicio como valorar esta licencia.

Esta licencia desprende un olor a clásico que quita el sentido. En varios puntos deja elegir al licenciado entre varias opciones para cumplir la licencia, y algunas de ellas son un tanto peculiares. Citas a Usenet o exigir que se renombren los ejecutables y proporcionar páginas de manual documentando en qué se diferencia la modificación del paquete original son buenos ejemplos de ello.

Y con esto doy por finalizada la serie. Se quedan licencias en el tintero, como la Apache License (cuya versión 2.0 tiene algunos problemas), la IBM Public License, o la Common Public License; pero confío en que el lector entienda que soy un tío limitado :D.

Espero que estos artículos hayan gustado y que todos entendamos un poquito más todo este rollo de las licencias de Software, el Software Libre y porqué pasan las cosas que pasan cuando un fabricante cambia una linea de su licencia.

Anotación por Juan J. Martínez, clasificada en: licencias.

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.

Algunas anotaciones relacionadas: