6 de Marzo, 2006

La vara de medir

Me van a permitir mis amigos que me ponga reflexivo, o más bien filosófico. Los otros, si se dan por aludidos, peor para ellos.

Cuando era adolescente caí en las garras de los dragones y mazmorras, que por culpa de Margaret Weis y Tracy Hickman a más de uno nos hacían gastar los ahorros en su franquicia de dudosa calidad literaria (¿y lo a gusto que se leían?).

Un personaje, mi preferido, era el caballero de Solamnia Sturm Brightblade (la wikipedia no deja de sorprenderme). Los caballeros de Solamnia rigen sus vidas por el Código y la Medida (sabiduría, justicia, heroísmo, coraje... lealtad), y la verdad es que así les va a los pobres.

Pero bueno, todo el mundo debería tener principios, o llámese ética pese al miedo que muchos le tienen a la palabra. Eso que nos ayuda a tomar las decisiones importantes, pensando en lo que está bien y lo que no. Luego se duerme mejor por las noches, o casi. A veces da la impresión de haber hecho el tonto.

¿Y por qué hacer lo que se siente que es correcto nos deja cara de bobo? Porque he dicho que todo el mundo debería, pero no es así. Por eso los caballeros de Solamnia lo pasan tan mal, porque están muy pasados de moda.

Me enfurece que encima aún a algunos les puedan salir bien las cosas. Quizás es un poco tarde para que crea en la justicia divina, o en la poética, pero ahí va un poco de sentimiento pagano: escupo al suelo y malditos sean sus ojos.

Anda que sí tenía razón uno de los ponentes del otro día: lo bien que se queda uno cuando se desahoga.

Anotación por Juan J. Martínez.

Hay 6 comentarios

Gravatar

¿Y como se decide lo que está bien y lo que no?
Yo personalmente tengo un sistema bastante sencillo para saber si mis actos son "buenos" o "malos":
Si mis actos ayudan a alguien (ya sea a un corto o largo periodo de tiempo) entonces son buenos, si por el contrario perjudican a alguien entonces serán malos.

El gran conflicto moral viene cuando estos actos son buenos para otros pero te perjudican a ti mismo (o viceversa). Ahí es cuando llega el problema y es cuando cometemos esos errores de los que siempre hay algo que aprender.

Por suerte (o por desgracia) creo que voy pillandole el truco a mi propia tecnica y he encontrado un equilibrio que evita que me autodestruya y que destruya a los demás.

por mantha, en 2006-03-06 15:03:19

Gravatar

Luego están las prioridades de cada uno, desde luego. Pero lamento informarte de que eso es tener principios.

por Juanjo, en 2006-03-06 15:49:57

Gravatar

De todas formas creo que a estas alturas de nuestras Crónicas es un poco tarde para regresar al punto de partida (los dados han rodado muchas veces).
Antes creía que viajar con túnicas rojas era lo mejor, pues nada te impedía decantar la balanza a un lado o a otro (según el momento, la oportunidad o la necesidad).
Sin embargo, con el paso del tiempo, me he dado cuenta de que suelo decantar la balanza, casí siempre, hacia el mismo lado (O eso intento). Y es que prefiero acostarme lamentandome de lo tonto que soy, que no poder pegar ojo por los remordimientos.
Amigo, creo que el acero con el que nos forjaron no es apto para soportar la indiferencia, por eso estaremos avocados a parecernos (si quiera una pizca) al viejo Sturm.
Sean otros los que, forjados con acero de las Montañas Oscuras, llegan a ser capaces de actuar sin preocupación por las consecuencias o con egoismo, avaricia, etc...
Tu y yo ya llegamos tarde....

Semper Servus,

por Garb Venom (El épico), en 2006-03-06 17:09:15

Gravatar

Como abogado practicante no deberías hacer ese tipo de declaraciones XDDDD

por Juanjo, en 2006-03-06 17:24:18

Gravatar

Ante tal entrada y el comentario que inminentemente precede a estas lineas no puedo más que aplaudir, callar y aprender.

Y pido perdón por este absurdo comentario que nada aporta al asunto en cuestión.

por r0sk, en 2006-03-06 17:25:22

Gravatar

Una cosa es mi mundana vida cotidiana, en la que, insito, uno sigue una mas o menos estricta norma (creo que similar a la tuya). Y era a esta parcela de mi vida a la que me referia.

Otra cosa bien distinta es cuando me atavio con mi armadura toguil y bajo a la arena del foro.
Ahí, amigo, soy oscuro, extremadamente, oscuro y mi túnica pesa cual si proviniese del mismiso abismo.
No hay amigos, compasión, remordimientos, conciencia o cualquier otro sentimiento,...
...SOLO VALE LA VICTORIA!.
(Pero insisto, ello solo acontece, única y exclusivamente, en la arena del foro)

Tal vez, lo que pasa es que estoy profundamente enfermo! No crees?
O tal vez, que, en mi vida cotidiana, intento compensar la túnica de trabajo con su opuesta.
(Quizas es que Garb Venom nunca ha dejado de ser rojo)

por Garb Venom (El épico), en 2006-03-06 18:13:31

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.