19 de Julio, 2007

El corazón de Atenea

Este libro de Juan Carlos Planells lo terminé hace tiempo, pero como últimamente estoy leyendo un poco más de lo que iba siendo habitual, voy a intentar dosificar los comentarios sobre los libros que van abandonando la pila, para que no resulte pesado.

Esta novela pertenece a la colección Espiral Ciencia Ficción, de Juan José Aroz, de la que ya he hablado en otras ocasiones por aquí. Por cierto que Juanjo es de Bilbao y he tenido el placer, ya dos veces, de recoger de su mano los libros que ha ido publicando desde que estoy aquí :).

La sensación que me llevo al leer El corazón de Atenea es de haber disfrutado de un libro bien escrito, con una prosa agradable y fácil de leer, pero que quizás ande falto de ritmo. Las cosas pasan muy despacio, y aunque la tensión va a más en cada capítulo, lo hace con demasiada calma para mi gusto. Si no llega a ser fácil de leer probablemente me hubiera cansado de ver que, en realidad, pasan las hojas sin que ocurra nada interesante.

El autor nos sitúa en una espedición minera en Atenea donde vamos descubriendo cómo funcionan las cosas, y cómo la experiencia idílica de los personajes, porque no todos los planetas colonizados por la humanidad son tan amistosos como éste, se va complicando poco a poco. En primer lugar con hechos que no afectan demasiado a la colonia, como la aparente enfermedad de los bullos, unos humanoides que habitan el planeta y que no se sabe si son inteligentes o no (Planells intenta reforzar la actitud de superioridad de los humanos en exceso, para mi gusto, y posteriormente con la escasez de mineral para extraer.

Hablando de mineral y conociendo el título de la novela, tampoco nos vamos a llevar demasiadas sorpresas, aunque tampoco sería justo decir que la historia es predecible. Se trata de un puzzle, pero quizás algo simple.

La pieza que falta, y que vendrá a explicar muchas de las cosas que son una incógnita a lo largo del libro, son los Kittjttis, una especice humanides inteligentes, mucho más desarrollados de que los humanos (¿quién sino iba a explicarlo todo?), que tienen una noción del universo más ecológica y sostenible que la humanidad.

El encuentro con los Kittjttis es la parte más interesante de la obra, porque además ayuda a que todo se desencadene de una vez, siendo la primera parte, de unas 90 páginas, una introducción quizás demasiado larga.

Al final el libro no ha estado mal, aunque mi comentario no es muy positivo. A mi me ha entretenido y, siendo la segunda novela que escribió Planells, quizás le daría otra oportunidad al autor, y puede que este El corazón de Atenea funcione mejor con un lector que quiera dar sus primeros pasos por la ciencia ficción.

Una cita:

  Bueno, supongo que éste debió comprender que la comunicación era algo imposible, al menos en lo que a nivel de lenguaje se refería. Así que probó algo más sencillo: los signos.
  Nos señaló con una mano, abarcándonos a todos nosotros. Entonces, giró esa misma mano y abarcó a las Palomas que permanecían en el espaciopuerto. Y finalmente, la dirigió hacia el cielo, a las estrellas, apuntando a ellas con uno de sus largos dedos.
  Resultaba clarísimo: nos pedía (u ordenaba) que nos largásemos de Atenea.

Anotación por Juan J. Martínez, clasificada en: lecturas.

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.

Algunas anotaciones relacionadas: