23 de Septiembre, 2006

El ascenso de Endymion

Después de leer Los cantos de Hyperion, con Hyperion y su caída, y ahora Endymion, con este El ascenso de Endymion, última parte que da por concluida la saga definitivamente, el autor me ha decepcionado un poco.

Dan Simmons ha partido esta última novela en tres partes, con resultados un poco desiguales.

En general todo este libro es más trascendente que el anterior, que ya califiqué como menos importante que los cantos, con un desarrollo muy lineal, defecto que desaparece en El ascenso ..., aunque no es ni mucho menos tan redondo como las dos primeras novelas.

La primera parte sigue con el ritmo de Endymion, así que no tengo queja, salvo porque poco a poco pierden protagonismo algunos personajes con los que me había encariñado. De la segunda parte no puedo decir lo mismo: Simmons es un narrador excelente, pero puede llegar a ser soberanamente aburrido (por favor, ¿qué tiene este señor con las pagodas?).

La tercera parte coge un poco de ritmo, pero cuando llega a la parte más relevante ya nos ha hablado tanto de ella que no resulta demasiado emocionante, pese a lo incomprensible (como el destino de Aenea: no he entendido del todo el número final en Pacem).

Raul Endymion sigue contando la historia, desde su encierro en la caja de gato de Schrödinger esperando que se ejecute su sentencia de muerte dictada por el Santo Oficio (por fin nos enteramos cómo acaba ahí metido). En este libro queda claro cómo es posible que Raul nos cuente la historia como lo hace, igual que muchas de las incógnitas sin resolver de las tres novelas anteriores. Aunque la explicación de Simmons, no sé, me ha decepcionado un poco. Todo al final parece muy fácil, demasiado redondo para ser huevo, como se diría. La clave está en mantenernos despistados para que algo tan sencillo, al menos así lo hacen parecer los personajes, resulte interesante.

Y la culpa de todo la tiene el bueno de Raul. Ya finalmente, cuando empieza a darse cuenta de la percepción que tienen los demás de él (Raul es un poco lento, anda un poco perdido a remolque de la acción y se entera las cosas el último), para el lector ya es una situación realmente exasperante :).

De hecho, el final es muy predecible, aunque para Endymion es toda una sorpresa, así que sí que es algo lento el pobre. No quiero desvelar nada de la trama, aunque estoy seguro que ni con esas Raul se enteraba :P.

En definitiva (y en mi opinión), el par Endymion y El ascenso de Endymion no tiene demasiado que ver con Hyperion y La caída de Hyperion, pese a ser también obras de buena calidad literaria. De hecho, me parece que sin leer estos dos últimos libros, la experiencia de los primeros es totalmente satisfactoria, porque además creo que hay cosas que es mejor no saber, porque el aura mística, de leyenda de algunas partes de la trama y de ciertos personajes, es más interesante que ver, por ejemplo, al frío y enigmático consejero Albedo del TecnoNúcleo convertido en villano de telenovela :(.

Una cita:

  De Soya intentó alejarse. Se abrió paso a empujones, tratando de escapar de la plaza, que de pronto le causaba claustrofobia.
  Fue en vano. La muchedumbre estaba embelesada y feliz y De Soya estaba atrapado en la multitud. Las palabras del nuevo pontífice también eran felices y apasionadas. El padre capitán desistió de su esfuerzo e inclinó la cabeza. Mientras la multitud ovacionaba y exclamaba Deus le volt! -«¡Dios lo quiere!»-, De Soya rompió a llorar.
  Cruzada. Gloria. La solución definitiva del problema éxter. Muerte y devastación inimaginables. El padre capitán De Soya cerró los ojos, pero aún veía haces de partículas hendiendo la negrura del espacio, mundos enteros ardiendo, océanos vaporizados y continentes incinerados, bosques orbitales estallando en humo, cuerpos calcinados rodando en gravedad cero, frágiles criaturas aladas en llamas...
  De Soya lloró mientras miles de millones ovacionaban.

Anotación por Juan J. Martínez, clasificada en: lecturas.

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.

Algunas anotaciones relacionadas: