30 de Agosto, 2005

El aprendiz de guerrero

Nunca había leído nada de Lois McMaster Bujold, y lo lamento profundamente después de haber disfrutado este El aprendiz de guerrero. Se trata de un space opera que se lee solo, desde que lo abres por primera vez, después de su primer capítulo, estás atrapado.

Mi experiencia con el subgénero es muy limitada, con El juego de Ender y la trepidante Las estrellas mi destino (aka Tigre! Tigre!), que por sus propias características resultan difíciles para ejemplificar este tipo de ciencia ficción. Pues bien, El aprendiz de guerrero es de definición (en mi modesta opinión).

Bujold nos presenta las aventuras de Miles Vorkosigan, un noble del planeta Barrayar, donde las relaciones de vasallaje gobiernan las vidas de sus habitantes. Esto es importante porque condiciona la forma de actuar de Miles, imponiéndole un código de conducta un tanto anticuado para la época y el contexto donde se lleva a cabo la acción (una guerra interplanetaria en Tau Verde IV).

Miles tiene que vivir con varias taras físicas como consecuencia de una intriga política en la que su madre es envenenada estando embarazada de él, quedando el feto afectado irreversiblemente. Siendo noble, hijo del conde Vorkosigan ex-regente de Barrayar y nieto de un ilustre estratega, en una sociedad donde la máxima aspiración es la carrera militar, Miles aprende a sobrevivir gracias a su agudo ingenio y un sentido de la ironía exquisito (es difícil que no se nos escape alguna sonrisa leyendo este libro).

En realidad es más que sobrevivir, pero no quiero contar mucho sobre cómo, con tan solo 17 años, consigue reclutar a su propio ejército de más de 3.000 efectivos (flotilla de naves incluida). Todo accidentalmente, por supuesto :).

Hay más libros que relatan las aventuras de este personaje y/o el universo creado por Bujold, lo que viene a llamarse la saga Vorkosigan. Este libro es solo el comienzo, aunque es concluso y no hay problemas para leerlo individualmente. Ya tengo Fronteras del Infinito esperando en la pila de libros ;).

Una cita:

  Miles echó una mirada por el sitio y volvió hacia la puerta.
  - ¿Sabes?- le dijo a Mayhew mientras continuaban avanzando por el pasillo-, sería mejor si no gritamos al entrar; asusta. Va a ser mucho más fácil derribar gente si no salta y se esconde detrás de las cosas.
  - En los vídeos lo hacen así- se excusó Mayhew. Miles, quien originalmente había planeado su primera acometida de un modo muy similar a la que acababa de presenciar, y por la misma razón, se aclaró la voz.
  - Supongo que no parece muy heroico andar a escondidas detrás de alguien y dispararle por la espalda; aunque no puedo evitar pensar que sería lo más eficaz.

Anotación por Juan J. Martínez, clasificada en: lecturas.

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.

Algunas anotaciones relacionadas: