24 de Marzo, 2012

Dragons of Autumn Twilight

No recuerdo exactamente cómo salió el tema hablando con Alex, pero la consecuencia es que leyendo los dos las Crónicas de la Dragonlance de Margaret Weis y Tracy Hickman, empezando por este Dragons of Autumn Twilight.

Esta trilogía la leí hace unos 20 años (de hecho en nuestra última escapada a España ojeamos los libros que tengo en casa, y al abrirlos hicieron un ruido curioso :D), y no sabía cómo la historia iba a aguantar el paso del tiempo (igual el viejo papel nos estaba dando una pista).

Además las estoy leyendo en su versión original en inglés, aunque no cambia demasiado respecto a la traducción al español de Timun Mas (si no recuerdo mal), siendo lo más destacable que el título es mucho más sugerente en su versión traducida (El retorno de los dragones). Por lo demás es un libro ligero y fácil de leer, y he tenido que echar mano del diccionario pocas veces.

En mi primera lectura pensaba que estos libros se habían convertido en una franquicia y que solo merecían la pena los 3 originales (o 6 si contamos las Leyendas de la Dragonlance, también escritas por Weis y Hickman), pero no es exacto: siempre han sido una franquicia.

Los autores escribieron las novelas por encargo de TSR (la editorial que publica el juego Dungeons & Dragons) para ambientar distintos módulos o extensiones para su juego de rol, así que los libros fueron pensados para establecer un universo, con unas características y mitología, para ser explotados por distintos autores. De hecho, el primer libro fue escrito en base a una partida de rol que Weis y Hickman jugaron con sus amigos, empleando el primer módulo de Dragonlance publicado por TSR antes de que la primera novela fuera escrita.

Parece que eso afectó a la primera entrega, que tiene demasiadas escenas cortas; y todo mejora en las dos siguientes novelas porque se se escribieron antes de que TSR publicara los módulos para D&D.

En cualquier caso este libro introduce bastante bien a los compañeros de la lanza (como se les conocerá más adelante), que en el mundo fantástico de Krynn se ven involucrados en una batalla de dimensiones épicas entre los dioses olvidados del bien y del mal.

Los personajes están bastante bien definidos (y tanto, ¡los diseñaron en una ficha de D&D!), y los escritores hacen un buen trabajo consiguiendo que les cojamos cariño; aunque en este libro los más interesantes son quizás Tanis, Raistlin, Goldmoon y Riverwind, los draconianos y los propios dragones. En el resto de la trilogía otros personajes tendrán más protagonismo con más páginas.

La verdad es que me ha gustado mucho releer esta primera novela, que sigue chirriando en los mismos sitios que ya chirriaba, lo cual es positivo porque apunta a que la historia ha aguantado bien el paso del tiempo ;). No entro en en su valor literario, si es que eso tiene alguna importancia, solo en que entretiene y es mucho más accesible que otras obras del género.

Como punto extra me ha permitido rememorar aquellas partidas épicas con los amigos, donde precisamente jugamos la historia de este primer libro. Es fantasía épica medieval, pero con la aventura como principal elemento.

Una cita:

[...] Reaching out with his thin, bony hand, Raistlin clutched Tanis' arm, holding into it tightly as the half-elf involuntarily tried to pull away from the mage's skeletal grip. "Tanis..." Raistling wheezed, his breath nearly gone. "The constellations...".
"What?" Tanis was truly startled by the pallor of the mage's metallic gold skin and the feverish luster of his strange etes. "What about the constellations?" "Gone!" rasped Raistlin and laspsed into a fit of coughing. [...]

Anotación por Juan J. Martínez, clasificada en: lecturas.

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.

Algunas anotaciones relacionadas: