11 de Junio, 2004

Cultura de red: correo electrónico

Me pongo pesado, lo sé. Pero es que se me llevan los demonios de ver la forma tan peculiar que tienen algunos de contestar los correos electrónicos.

Ya hablé del CCO en 'La parte oculta del correo electrónico'. Esta vez voy a repasar algunos consejos a la hora de responder a un correo electrónico, que probablemente mucha gente no sigue por simple desconocimiento. Entiendo que no todos llevamos en esto el mismo tiempo, y ahora que Internet es cada vez más a accesible a más gente, las posibilidades de encontrarnos con un analfabeto digital aumentan considerablemente.

En primer lugar, y esto no es solo una cuestión a tener en cuenta en las respuestas, hay que llevar un poco de cuidado con el formato (aunque no voy a entrar en cuestiones de etiqueta).

No es buena idea escribir correos en HTML, porque ocupan mucho más espacio que uno en texto plano y son menos seguros por la posible inclusión de código ejecutable en Javascript o el uso de ataques para explotar problemas de ciertos clientes de correo. Además indicaremos una codificación de acorde con nuestro lenguaje (ISO-8859-1 o ISO-8859-15), enviando en 8 bits de ser posible (eso de 7 bits y us-ascii es una combinación muy fea de la que hay que responsabilizar a los USeros :D). Cuando alguien me manda un mensaje en unicode y no indica UTF-8, por ejemplo, me da risa lo 'bien' que se lee el mensaje lleno de caracteres extraños porque mi cliente no sabe que rayos está pasando :P.

Por último suele ser recomendable que las lineas no tengan más de 70 o 72 caracteres. Es un detalle para con los usuarios de clientes de correo en modo texto (que hay muchos).

Todo esto se puede configurar en cualquier programa de correo, y hasta en las cuentas de webmail, sin demasiadas complicaciones.

Ahora vamos a contestar un mensaje. Le vamos a contestar a Fulanito que no podemos ir a la reunión de mañana.

Por lo general el cliente nos dará la oportunidad de empezar citando el mensaje a contestar:

Fulanito decía el 11 de Junio de 2004:
> Hola,
>
> Muy bueno el chiste que me mandaste ayer.
>
> Respecto a la reunión de mañana...
> ¿vas a asistir?
>
> Un saludo.
>
> Fulanito
>
> Chupi-guay.com mail, consigue tu cuenta de correo
> gratuita pero que ya!
>

Es muy importante esa función de citar, porque si borramos todo el contenido... ¿cómo va a saber la otra persona a qué estamos contestando?

Vamos a repasar el texto citado.

En primer lugar he marcado en verde la cabecera de la cita. Aquí podemos hacer que el cliente de correo ponga cualquier cosa que queramos y aporte información útil, si bien no es aceptable que aparezca la dirección de correo de Fulanito. ¿Por qué? Si esa respuesta va a una lista de correo, probablemente ese mensaje se archive y sea accesible desde una web, quedando esa dirección de correo expuesta a los recolectores de direcciones de correo y, por lo tanto, al spam. Seguro que Fulanito nos agradecerá que evitemos que le llegue más spam a casa, ¿no? ;).

Además vemos en rojo texto que no debemos enviar porque no aporta nada a la respuesta. Así conseguimos una respuesta clara y fácil de leer:

Fulanito decía el 11 de Junio de 2004:
> Respecto a la reunión de mañana...
> ¿vas a asistir?

No, no puedo ir. Lo siento.

Un saludo.

Juanjo

Esta es la forma adecuada de contestar al correo anterior.

No hay que emplear > para marcar la respuesta (funcionaríamos al revés que el resto del universo, que sigue un 'estándar' de facto), no hay que responder en la misma linea que la cita, hay que emplear saltos de linea para que el texto sea claro a la vista, etc.

Siempre emplearemos el prefijo Re: en el asunto y solo mandaremos respuestas cuando son respuestas. Es decir, para enviar un correo nuevo nunca responderemos a otro que envió la persona a la que queremos hacer llegar el mensaje. Esto es porque los clientes de correo siguen unas cabeceras como:

References: <40C84C2E.7000902@terra.es>
In-Reply-To: <40C84C2E.7000902@terra.es>

Estas cabeceras suelen permanecer ocultas e identifican al mensaje como una respuesta a otro. Por lo tanto, con borrar el asunto y la cita no será suficiente, ya que podemos confundir al cliente de correo del destinatario (sobretodo si agrupa los mensajes en hilos).

Por último hay que respetar las citas de citas en sucesivas respuestas. Si Fulanito nos contestara, el formato adecuado sería:

Juanjo decía el 11 de Junio de 2004:
> Fulanito decía el 11 de Junio de 2004:
> > Respecto a la reunión de mañana...
> > ¿vas a asistir?
>
> No, no puedo ir. Lo siento.

Otra vez será. Te mandaré un resumen de lo que hablemos.

Fulanito

Los símbolos > anidados permiten seguir la conversación con relativa facilidad. Además muchos clientes de correo aplican colores y marcas gráficas que clarifican aun más los mensajes y qué parte es respuesta de qué texto. Si fastidiamos esta estructura, el resultado puede ser bastante confuso.

La verdad es que son consejos fáciles de seguir y aumentan mucho la utilidad del correo electrónico.

Confieso que me he visto tentado a reproducir por aquí algún correo especialmente 'bien escrito'. Aunque sería divertido, también estaría muy feo :D.

Anotación por Juan J. Martínez, clasificada en: email.

Los comentarios están cerrados: los comentarios se cierran automáticamente una vez pasados 30 días. Si quieres comentar algo acerca de la anotación, puedes hacerlo por e-mail.

Algunas anotaciones relacionadas: